Gracias Dios por mis brazos perfectos

 

Cuando hay tantos mutilados; por mis ojos con luz

 

cuando hay tantos que carecen de ella; 

 

por mis manos que trabajan

 

cuando hay tantos que mendigan.

 

Maravilloso Dios: tener un hogar para regresar,

 

cuando hay tanta gente que no tiene a donde ir;

 

Amar y saber perdonar

 

cuando hay tanto que por su odio sienten soledad...

 

Vivir, cuando hay tantos seres inocentes

 

que mueren antes de nacer.

 

Y sobre todo Dios, tener poco que pedirte, Dios,

 

y tanto que agradecerte.

______________________________________________