Y DIOS DIJO NO

 

 

 

Le pedí a Dios que me quitara mi orgullo, y Dios dijo no.

Me dijo que no era algo que Él tuviera que quitarme sino que yo tenía que entregar.

 

 

 

Le pedí a Dios que me concediera paciencia. Y Dios dijo no.

Me dijo que la paciencia es producto de la tribulación, no se concede, se conquista.

 

 

 

Le pedí a Dios que me diera felicidad, y Dios dijo no.

Me dijo que el dolor y el sufrimiento son maestros; que me apartan de las preocupaciones mundanas y que me acercan más a Él.

 

 

 

Le pregunté a Dios si me amaba, y Dios dijo que si.

Me dijo que había dado a su hijo amado para que muriera por mí y que un día estaría en el paraíso por que tengo Fe.

 

 

 

Le pedí a Dios que me ayudará a amar a otros como Él me amaba, y Dios dijo: Por fin me estás comenzando a entender.

________________________________________________